¿Está próxima una crisis financiera "Made in China"? El caso Evergrande

    

Evergrande China

Si el sistema financiero chino de por sí ya es considerado polémico para algunos, principalmente por su falta de transparencia, la noticia actual de la potencial quiebra del segundo grupo inmobiliario más grande de ese país ha profundizado las dudas sobre la efectividad de su sistema financiero y la preocupación por las repercusiones que puede tener en la economía mundial.

Luego de la noticia del Coronavirus, China vuelve a poner al mundo en alerta por el incumpliendo de las obligaciones crediticias del gigante inmobiliario Evergrande, que tiene un endeudamiento superior a los US$ 300.000 millones y comenzó a ser noticia mundial desde agosto de este año, por su incapacidad para pagar los intereses y bonos de sus deudas.

Preocupación en los mercados financieros mundiales

Según la agencia de información económica Bloomberg, los problemas de Evergrande han repercutido en el sector inmobiliario chino que representa US$ 5 billones y que puede ocasionar una crisis de deuda generalizada en la segunda economía más grande del mundo, trayendo rebajas de calificación y caída de los bonos corporativos y repercusiones en otros mercados financieros mundiales.

La preocupación mundial no es menor, ya que varias inmobiliarias chinas han experimentado problemas para devolver sus préstamos después de que los reguladores del país asiático introdujeran en 2020 nuevos límites para el uso del dinero prestado. Esto ha avivado el temor ante posibles impagos y la inestabilidad en los mercados financieros mundiales.

Soluciones ante la crisis

A noviembre de este año para hacer frente a la crisis, el gigante inmobiliario chino ha vendido aproximadamente el 5,7% de su participación en la Corporación “HengTen Networks Group Ltd.”, que cotiza en Hong Kong y de la cual tenía la participación mayoritaria en enero del 2021.

Aunque no se ha declarado en bancarrota, Evergrande ya incumplió los pagos de los intereses a algunos de sus tenedores de bonos internacionales que se vencían el 6 de noviembre, pero para evitar el “default” podría volver a acudir a una prórroga de 30 días, por lo que la situación en los mercados financieros mundiales aún es incierta.

La pregunta que surge aquí es ¿Por qué en una economía mundial cada vez más conectada, la incertidumbre ante posibles crisis económicas es todavía común, cuando los sistemas de datos e información financiera son cada vez más compartidos y abiertos gracias a la tecnología?

Descargar Revista

Otros artículos de interés:

author photo

Acerca del Autor

Diana González Fajardo