Inclusión financiera: una importante oportunidad en México según el Fondo Monetario Internacional

    

inclusion-financiera-mexico

Christine Lagarde, Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), considera que, si bien es cierto que México ha dado importantes pasos hacia la inclusión financiera, aún queda mucho por hacer para que el país alcance niveles similares a los de sus pares.

La inclusión financiera es, sin duda alguna, un importante motor del desarrollo económico y el mejoramiento de la calidad de vida de la población. Es por esta razón que el acceso a productos y servicios financieros a nuevos clientes sin ninguna relación con la banca tradicional se ha convertido en uno de los principales temas de las instituciones financieras.

En el caso particular de México, si bien es cierto que se han implementado iniciativas gubernamentales, aún queda un largo camino por recorrer; especialmente si se comparan las cifras de este país con las de otras economías emergentes.

 “El año pasado México tenía poco más de 1.000 cuentas bancarias por cada 1.000 adultos. Pero el promedio entre las economías de mercados emergentes es de casi 1.500 cuentas (…) y en cuanto a reemplazar el efectivo como medio de pago, México está mucho más rezagado aún: 95% de las compras diarias por debajo de 500 pesos se hacen con efectivo; en China, por el contrario, decenas de millones de personas apenas usan efectivo. Recurren únicamente al pago electrónico realizado mediante dispositivos móviles”, afirmó Christine Lagarde, Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) durante su segunda visita al país. 

La inclusión financiera en México en números:

Según la tercera encuesta nacional de inclusión financiera, publicada en noviembre de 2018 por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en colaboración con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), esta es la realidad de la inclusión financiera en México:

  • El 68% de la población entre 18 a 70 años tiene al menos un producto financiero.
  • La proporción de personas que tienen contratada una cuenta en un banco o institución financiera aumentó de 44% a 47% entre 2015 y 2018.
  • Las personas que cuentan con 2 o 3 productos financieros aumentaron 2.6 millones entre 2015 y 2018.
  • En localidades de más de 15 mil habitantes el porcentaje de hombres con una cuenta bancaria es de 55%, mientras que el de las mujeres es de 48%. En localidades con menos de 15 mil habitantes estas cifras son del 42% para las mujeres y el 36% para los hombres.
  • La tarjeta de crédito departamental o de tienda de autoservicio es el producto de crédito formal que más personas tienen contratado, con 15.1 millones de adultos en México, equivalente al 61% de la población total del país.

Estas cifras demuestran que la población no bancarizada representa un mercado enorme por la convergencia de dos tendencias principales: por un lado, el aumento de los ingresos de las poblaciones de bajos recursos en economías emergentes como México; y, por el otro, la aparición de soluciones de Core bancario como COBIS Inclusión diseñadas para que las cooperativas de crédito e instituciones de microfinanzas lleguen a los clientes que generalmente no son atendidos por la banca tradicional, fomentando así la inclusión y por ende el crecimiento económico a escala nacional y regional. 

¿Quieres conocer más sobre cómo aprovechar las oportunidades que representa la población no bancarizada? Contáctanos aquí y convierte a tu institución en un líder en inclusión financiera.

whitepaper-inclusion-financiera-america-latina

También puedes leer:

author photo

Acerca del Autor

Eliana Rodriguez

Redactora y editora, especialista en construcción de narrativas digitales y storytelling para compañías B2C y B2B. Me encuentras en: