Los beneficios del teletrabajo más allá de la prevención del COVID-19

    

teletrabajo y corona virus

La aparición del virus COVID-19 ha creado una cadena de cuidado y prevención mundial que impacta a las compañías también, pues autoridades mundiales de la salud como la OMS han recomendado acciones de trabajo flexible o teletrabajo para continuar con las actividades productivas de las empresas, pero de manera remota, ya que el distanciamiento social es una medida de prevención vital para frenar este virus que es muy contagioso. Entonces, debería surgir la pregunta para el sector productivo, si estas nuevas formas de trabajo ofrecen otras ventajas, además de prevenir la propagación del virus. A continuación, lo analizamos.

En muchos países de la región, los gobiernos han establecido una cuarentena obligatoria, que implica evitar salir de casa, solo para comprar alimentos o medicamentos, para prevenir una epidemia de este virus, que se transmite como cualquier resfriado, pero es altamente contagioso.

La contención de esta emergencia de salud pública ha implicado que muchas empresas hayan establecido horarios flexibles de trabajo o modalidad de trabajo desde casa para cumplir con las recomendaciones de prevención del virus. Pero estas modalidades flexibles de trabajo son relativamente nuevas y aún generan opiniones diversas sobre su conveniencia. A continuación, resaltamos los puntos más importantes de esta discusión:

Opiniones a favor y en contra del teletrabajo

  • El informe de 2019 “Is It Time to Let Employees Work from Anywhere?” publicado en la revista “Harvard Business Review” asegura que el teletrabajador norteamericano promedio es más productivo que sus compañeros, ya que se siente más feliz y cómodo trabajando desde casa.  Además, tanto en los trabajadores encuestados como en las mediciones de productividad, se observó una mejoría en la productividad del 4,4% al 13,5% para los empleados que se quedan en casa.
  • El estudio “Valuing Alternative Work Arrangements” publicado en 2017 por dos profesores de las universidades estadounidenses de Princeton y Harvard aseguró que los trabajadores estaban dispuestos a aceptar un sueldo un 8% más bajo a cambio de la opción de trabajar desde su domicilio, pues les parece más cómodo y lo prefieren.
  • Sin embargo, la publicación de 2019 “The surprising truth about working from home” de la empresa Regus, dedicada al alquiler de oficinas para coworking y oficinas virtuales en el Reino Unido, asegura que algunas empresas están repensando sus medidas de trabajo remoto y restringiendo el acceso al teletrabajo porque han notado una caída en la productividad y en el compromiso de los empleados con la empresa.

Al observar estos argumentos en pro y en contra del teletrabajo se pueden llegar a estas  Conclusiones:

  • No todos los puestos de trabajo pueden aplicar a la modalidad de teletrabajar, ya que algunos requieren presencialidad, sobre todo los relacionados con gestión de personal, pues el aumento en la productividad se observó principalmente para tareas que se realizan desde el computador, como reportajes o informes.
  • También los estudios recomiendan observar la personalidad de los trabajadores pues esto influye en su productividad desde casa: algunos pueden ser muy responsables y organizados y el trabajo remoto se adopta a ellos. Mientras que otros empleados son más dispersos y necesitan del incentivo de estar rodeado de sus compañeros y jefes para rendir al máximo. Por esto, es el líder del equipo quien debe evaluar la pertinencia del trabajo remoto para cada uno de sus trabajadores.
  • Para la empresa el teletrabajo tiene algunas ventajas evidentes en términos de costos operativos, pues los empleados están dispuestos a renunciar a parte de su remuneración a cambio de la flexibilidad que les da el trabajar desde casa y, además, las compañías pueden hacer un ahorro en el gasto por puestos de trabajo como rubros de alquiler de oficinas y equipos de trabajo.
  • Desde el punto de vista de los empleados es claro que el teletrabajo tiene una compensación más allá de la monetaria o lo que se conoce ahora como “salario emocional”, por lo que están dispuestos a recibir menos sueldo si pueden trabajar desde la casa, por el bienestar que esto les representa.

Con estos puntos sobre la mesa y la coyuntura del COVID-19 que ha obligado a muchas empresas a adoptar la modalidad de teletrabajo, queda el debate abierto sobre si es buena idea implementar de alguna forma esta modalidad de trabajo en las organizaciones. Algo bueno de esta emergencia de salud, sería evaluar cómo funciona el trabajo remoto en tu compañía y decidir si se podría implementar en alguna medida luego de la coyuntura del coronavirus, pues podría representar un factor de bienestar para los trabajadores y una reducción de costos para la organización.

 

New call-to-action

Otros artículos de interés:

author photo

Acerca del Autor

Diana González Fajardo