Bancos ven una oportunidad en el sector rural

     

microcrdito_ok

 Los microcréditos son una herramienta financiera basada en los préstamos a pequeña escala, que benefician a los emprendedores de las regiones más desfavorecidas del planeta.

Este movimiento comenzó en 1976 cuando Muhammad Yunus llegó a un pueblo de Bangladesh, devastado por las inundaciones. Allí este economista prestó a un grupo de mujeres, de la comunidad, USD 27 sin intereses para financiar distintas iniciativas de emprendimiento.

 Desde ese momento, los microcréditos se han convertido en un icono global de la cooperación al desarrollo, hasta tal punto que en 2005 el entonces secretario general de la ONU, Kofi Annan, se refirió a ellos como una herramienta fundamental para la lucha contra la pobreza y la emancipación de las mujeres en todo el planeta. Un año después, el propio Yunus recibió el premio Nobel de la Paz por su lucha, canalizada a través del Grameen Bank, que nació en 1983, para lograr una economía justa para las clases pobres.

Hoy se han repartido más de USD 8 millones gracias a este sistema y el 90% se ha destinado a mujeres cabeza de hogar. Con una pequeña inyección de capital compran materias primas para iniciar un negocio que servirá para sostener a su familia y generará un impacto social en su comunidad.

En 2004 se fundó en España FLAG (Fundación Latino Africana Grameen), impulsada también por Muhammad Yunus, con la intención de llevar su filosofía y práctica económica a zonas desfavorecidas de África y América Latina.

Microcréditos en América Latina

Según datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) la cartera de microcrédito y el número de clientes atendidos continúa creciendo y adquiriendo relevancia en la mayoría de países de la región, lo que se ve reflejadoen las cifras. A diciembre de 2012 se estimaba más de 20 millones de clientes atendidos con una cartera de microcrédito de cerca de USD 40.000 millones provista por más de 1.000 instituciones.

Las dimensiones del microcrédito en relación al PIB de cada país y al tamaño de sus sistemas financieros destacan la importancia de este mercado. por ejemplo, en Bolivia o El Salvador la cartera de microcrédito representa más del 11 % y 7 % del PIB respectivamente. Al comparar el tamaño de este sector con el sistema financiero, países como Bolivia y Ecuador representa más del 28 % y 17 % del sistema financiero, respectivamente, según el mismo informe del BID.

Es cierto que economistas a escala mundial han criticado este modelo porque dicen que profundiza la pobreza; pero el impacto social que ha generado es positiva y las entidades financieras han entendido que llegar a sectores rurales es clave para apoyar en ese desarrollo. 

¿Cómo los bancos se unen a esta labor?

Las entidades financieras necesitan acercarse a las áreas rurales, no solo para crecer sino para aportar en el desarrollo del país al que pertenecen. Por eso existen soluciones para que esta labor sea más sencilla; existen dispositivos que automatizan los procesos de negocio para integrar intermediarios externos al banco como a sus clientes. Se puede visitar áreas alejadas con solo un dispositivo y hacer el trámite de un crédito, sin que el cliente recorra decenas de kilómetros hasta el banco.

Descarga catalágo de suite de ventas y servicios cobiscorp

author photo

Acerca del Autor

Ivanna Zauzich

Periodista que ha escrito para El Comercio, Gestión, Soho, entre otras publicaciones. Apasionada por social media y desarrollo de estrategias digitales. Encuéntrame en: